Noticias

RESEÑA HISTÓRICA DE MAZAMARI

Antecedentes Históricos.     
La historia del Distrito de Mazamari ha ido de la mano con la de Satipo y tiene todas las características de una epopeya. Poblada inicialmente por nativos Campas, Shoras, Cashivos y Asháninkas en su mayoría, se deduce que el poblamiento en esta parte del país se haya iniciado hace varios milenios, pues el poblamiento en el actual Departamento de Junín se inició de 20,000 a 9,000 años A.C. en la Cueva de Pachamachay, abrigo rocoso de Telarmachay en Tarma, Cueva Panaulauca y Uchumachay en Junín; estas ocupaciones en diversos puntos cuentan con cronologías y están apoyados por fechados radio carbónicos. (1)
La cultura en la Amazonía se desarrolló haciendo uso de materiales degradables por lo que es difícil determinar con exactitud la etapa del poblamiento, pues no tenemos fechados carbónicos.-Se deduce que Mazamari fue poblada por migrantes que venían del Gran Pajonal en busca de alimentos, como también hay corrientes que afirman que el poblamiento vino por migrantes del llano amazónico, los estudios realizados son muy limitados  y no se puede ofrecer al presente un cuadro de la sucesión cultural, por lo tanto no se tiene un registro del poblamiento en esta etapa; pero sea cual sea el origen de estos migrantes, lo cierto es que ellos se asentaron en esta zona según lo demuestran los milenarios petroglifos distribuidos en distintas partes de la provincia como en el distrito vecino Llaylla. Así mismo los restos de cerámicas, hachas de piedra y herramientas, así como construcciones pétreas nos indican la presencia Inca en estos territorios, confirmando las versiones populares indígenas de que los Incas intentaron conquistar la selva satipeña. 
Pero se enfrentaron con la decidida determinación de los nativos Ashaninkas de no permitir la invasión de sus territorios; situación que originaría duros enfrentamientos de los cuales los nativos salían siempre victoriosos debido a que ellos tenían algo que jamás tuvieron los Incas: los secretos de la Selva.
Sin embargo estos aguerridos indígenas serían conquistados posteriormente con un arma mucho más eficaz: la religión.
El 11 de mayo de 1573 el misionero jesuita Francisco Manuel Biedna sale de Comas con un grupo de colonizadores, llega al valle de Pangoa y funda la primera misión con el nombre de Santa Cruz. El carácter de estas misiones era de tipo expansionista, basado en la propagación de la fe cristiana.

Esta concepción trajo consigo una nueva forma de organización socioeconómica del comportamiento poblacional, heredero de la colonia, en la que la ideología religiosa constituía la punta de lanza de la intervención y ocupación territorial. Esa mentalidad concibió que la selva alta y baja eran una zona de frontera abierta destinada a la conquista y explotación de sus recursos, iniciándose consiguientemente una lenta y progresiva ocupación territorial en la que desempeñan un especial papel histórico los centros poblados de Concepción, Comas, Andamarca y el Convento de Santa Rosa de Ocopa, del cual partían las expediciones.

El 4 de setiembre de 1674 se suscita el primer levantamiento nativo logrando expulsar a los misioneros. En 1730 los Misioneros Franciscanos descubren el Gran Pajonal, tierra de escasa vegetación y clima frío. El 17 de marzo de 1737 el nativo Torrente se levanta en armas arrasando las misiones. De 1742 a 1752 surge el levantamiento de Juan Santos Atahualpa que hostiliza e impide el avance de las misiones.
Época Republicana, durante las Guerras por la Independencia (1824 a 1836) es clausurado el célebre Convento de Ocopa, por orden de Simón Bolívar, otra vez los pueblos vuelven a su estado primitivo hasta que es reabierto en 1836 durante el gobierno de Luís Orbegoso.
Por los años de 1867 recorrió estos lugares el sabio Antonio Raimondi, adentrándose por los ríos Mazamari y Sonomoro.
En 1912 Monseñor Francisco Irazola, destacado en las misiones de Apurimac, realizó una expedición desde Quimpitirique, en las montañas de Huanta, por el río Apurimac, cruzó la unión con el Mantaro y siguió por el río Ene hasta la confluencia con el Río Perené, navegó por este y penetró por San Martín de Pangoa hacia el valle de Satipo, hasta llegar a Pampa Hermosa, desde este lugar se inicia la colonización de Satipo en 1915.

Se dice que antes de la década del 20 se asentaron en esta zona una colonia de colonos checos que se dedicaron al cultivo y exportación del barbasco conocido como cube, los mismos que fueron exterminados por los ashaninkas que en ese entonces eran feroces y los que se salvaron regresaron a su país de origen. (3).
El jefe de esta colonia tenía como apellido Mazamarichi y radicaron por esta zona por un tiempo de cuarenta años exactamente al Este de Mazamari ubicado entre el fundo de don Teodomiro Herrera y don Jesús Serrano; este apellido Mazamarichi dio origen al Río Mazamari y posteriormente al Pueblo.
Monseñor Francisco Irazola, ordena la fundación de Río Negro. Poco después se inicia la obra de colonización y en 1919, había ya 400 agricultores instalados en Coviriali, Paratushiali, Timarini y Sanibeni. Ese mismo año se expide la R. S. Como centro de colonización para los Valles de Satipo y Pangoa.
En 1922 se inicia la construcción de la carretera: Concepción – Satipo, inaugurándose el primer tramo Concepción - Comas en 1925 y en 1939 entra a Coviriali - Satipo el primer vehículo.
El 13 de enero de 1928 se da la R.S. firmada por el Gobierno de Augusto B. Leguía en el que el Estado reserva 40 hectáreas de tierra, para ubicar la futura ciudad de Satipo, posteriormente se emite otra resolución que asigna a cada colono 1200 m2 para la construcción de sus viviendas 
En los años 1930 a 1940, llegaron a Mazamari los primeros agricultores colonos, estableciéndose en estos lugares, donde ejecutaron trochas de acceso Satipo – Mazamari y otros, luego cultivan productos de pan llevar. En 1952, se construye una escuela primaria y una capilla y es en este período donde se forma el primer Centro Poblado. Las tierras del ámbito del distrito pertenecían hasta el año 1930 al Estado Peruano en su totalidad por estas comunidades habitaban nativos pertenecientes a las tribus Asháninkas, campas, piros, sinarínches, los cuales no tenían títulos de propiedad de los terrenos que habitaban.
A partir de 1930 empezaron a llegar los primeros colonos al actual Distrito de Mazamari a los cuales la delegación de colonización les otorgaba un certificado de posesión a los primeros colonos un área de 30 hectáreas por familia en aplicación de la Ley de tierras de montaña Ley Nº 1220
El 1 de noviembre de 1947 se produce un violento terremoto que destruye la ciudad, desapareciendo pueblos enteros como: Calabaza, San Antonio, Pampa Hermosa, San Dionisio, Santa Viviana y San Pedro, el Gobierno de Bustamante, así como la Misión Apostólica de San Ramón, brindaron su apoyo desde un primer momento. Luego de diez años se volvió a repoblar

El 22 de Marzo de 1960 el Ministerio de Agricultura mediante Resolución Ministerial adjudica 145 Has. y 3,790 m2 para el área urbana de Mazamari.

El 23 de Marzo de 1960 el Ministerio de Fomento y Obras Públicas aprueba la habilitación urbana con Resolución Ministerial Nº 182.

El Distrito de Mazamari fue creado por Ley No. 15481 el 26 de marzo de 1965, al mismo tiempo que los demás distritos y la provincia de Satipo, durante el Gobierno del Arq. Fernando Belaùnde Terry, conjuntamente con la Provincia de Satipo, formando parte geográfica del Dpto. de Junín, integrada por ocho distritos: Satipo (capital), Coviriali, Pampa Hermosa, Mazamari, Llaylla, San Martín de Pangoa, Río Negro y Río Tambo

En 1991, llega el Batallón Contra subversivo "Natalio Sanchez" No. 324 al mando del Capitán Carlos Méndez, iniciándose de esta manera la pacificación, que fue posible gracias la decidida participación de las Rondas Campesinas y Nativas, quienes  combatieron heroicamente ofrendando sus vidas, quedando un espantoso saldo de 3000 niños huérfanos, incontables muertos y desaparecidos y la más absoluta pobreza y abandono.

El 13 de diciembre de 1973,  es inaugurada la carretera Marginal Puente Reiter (La Merced) – Satipo con una extensión de 110 Km. cuya finalidad fue incorporar 400 mil has. de terrenos agrícolas. A fines de los años ’80, el fenómeno terrorista, azotó ferozmente a la comunidad satipeña, así como a la de Mazamari, asesinando cruelmente no solo a las autoridades y pobladores de la ciudad sino también a humildes campesinos y nativos; situación que obligó abandonar sus tierras y huir de la zona.